Logotipo ACIME

Grandes Marinos IX

Una milla más para conocer a otro gran héroe de la batalla naval de Trafalgar, Federico Gravina teniente general de la Real Armada.

Nacido en Palermo –Sicilia, reino de Nápoles- el 12 de septiembre de 1756, hijo de los Duques de San Miguel, Federico Gravina se incorporó a la Armada española sentando plaza de guardiamarina en la Real Compañía gaditana el día 18 de diciembre de 1775.

Embarcado, fue náufrago de la fragata 'Clara', cuando la expedición Casa Tilly; pasó después a los jabeques –unos pequeños buques de guerra- de Cartagena, mandó el 'San Luis' y ascendió por méritos a teniente de navío, recibiendo el mando del 'apostadero' –o base naval- de Algeciras. Asistió a la reconquista de Menorca (1782) y regresó a su mando cuando finalizó.

Durante "el gran sitio" de Gibraltar -había comenzado en 1779- mandó una batería flotante, la 'San Cristóbal', con la que concurrió a la función del 13 de septiembre de 1782, sufriendo impactos de 'bala roja' –proyectiles de hierro, disparados por un cañón tras ser puestos al 'rojo vivo' para incendiar- y tuvo que retirarse antes de que volase la santabárbara de su embarcación.

Poco después -el 20 de octubre 1782-, asistió al combate de cabo Espartel a bordo del navío 'Santísima Trinidad' -el de mayores dimensiones de su época-, regresando a mandar otra división de jabeques. Después montó la fragata 'Juno' cooperando, integrada en la escuadra Barceló, al bombardeo de Argel de 1783 y, otra vez al mando de jabeques, al de 1784, bombardeos que condujeron a la paz con Argelia (1785). En 1787, al mando de la fragata ‘Rosa’, trajo de Constantinopla al Embajador que el Sultán turco enviaba a nuestra Corte.

Ascendido a brigadier tomó (1789) el mando de la fragata 'Paz', saliendo de Cádiz el día 17 de junio y pasando por Cartagena de Poniente –la de Indias- y La Habana, regresó a Cádiz el 2 de septiembre, con lo que batió un sonoro record.

En la retirada de Orán (1791) mandó las fuerzas ligeras –entonces se llamaban 'fuerzas sutiles'- y las tropas de Marina desembarcadas. Por su comportamiento, fue ascendido a Jefe de Escuadra.

Declarada la guerra contra la Convención –el gobierno resultante de la Revolución francesa-, tomó el mando de una escuadra de cuatro navíos que se incorporó a la de Lángara, siendo uno de los artífices del entendimiento con el almirante británico Hood –ahora aliado- para la ocupación de Tolón. Allí mandó las fuerzas conjuntas desembarcadas, resultando herido en la toma del Monte Faron, que él condujo. Sin curar sus heridas, embarcó para socorrer las plazas sitiadas por los franceses, distinguiéndose en Rosas, por lo cual el Rey le otorgó la llave de Gentilhombre de Cámara.

Segundo en el mando de Mazarredo en la Escuadra del Océano, para la brillante defensa de Cádiz tras la batalla del cabo de San Vicente, fue con él al "encierro de Brest". Enseguida (1802), hizo un memorable viaje a Santo Domingo a por caudales.

En 1804 fue nombrado embajador en París, asistiendo a la coronación imperial de Napoleón. El 15 de febrero de 1805 arboló su insignia en el 'Argonauta' como comandante de la Escuadra del Océano, comenzando la campaña que condujo a Trafalgar.

El día 9 de marzo de 1806 fallecía en su casa de Cádiz, víctima de la herida sufrida en el codo de su brazo izquierdo durante el combate naval de Trafalgar –un cabo entre Cádiz y Tarifa-, ocurrido el 21 de octubre de 1805 entre la flota aliada hispanofrancesa y la británica, en la que ésta resultó victoriosa.

En esta batalla, o como consecuencia de ella, perdieron la vida marinos ilustres como los españoles Cosme Churruca, Dionisio Alcalá Galiano y Francisco Alsedo, entre otros oficiales y marinos, y el almirante británico Horacio Nelson, también entre otros muchos de los suyos.

En principio, los galenos habían pretendido amputarle el brazo a Federico Gravina, pero triunfaron los partidarios de 'salvárselo' sin recurrir a un método tan traumático. En esos casi cinco meses en que sobrevivió, empeoró y, al mediodía de ese 9 de marzo, tras cumplir sus deberes religiosos, falleció con la mayor resignación cristiana.

Debido a la gran consideración que la Armada española ha tenido siempre del famoso marino, dio el nombre de 'Gravina' a un destructor que estuvo operativo desde 1936 hasta 1963. Con su indicativo en el casco de una gran 'G' pintada, pertenecía a la 'Clase Churruca', nombre que se toma del primero de esa serie cuya construcción se inició en el año 1927 y dio como resultado unos de los mejores buques destructores de las flotas europeas.

1989-2014

25 años compartiendo una misión

 
ACIME

ACIME

Calle Leonor de la Vega, 7, bajos
28005 MADRID
Telf: 913 650 765
Fax: 913 650 765 / 913 546 729
Aptdo. Correos 5051 - 28005 MADRID

ACIME



Correos electrónicos:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.